Categorías

Entradas recientes

Title Image

Mireia Garcia Apolo

Inicio  /  Mireia Garcia Apolo

Nacida el 24 de enero de 1989 en Badalona,  Mireia García comienza a tomar contacto con el flamenco a los ocho años con su primer maestro Pepe Flores con el que aprendió también sevillanas y rumbas. Apasionada del cajón, dedica ratos libre en la escuela para practicar el toque por bulerías, palo del flamenco alegre y con fuerza e intentando aprender lo máximo de los profesionales que la rodeaban. Más tarde inició sus estudios de baile con Marta Párraga, con la que continúo formándose, también en clásico español, hasta los dieciséis años. Con ella empezó subirse a los escenarios de diferentes hoteles y restaurantes, actuando en espectáculos con diferentes variantes del flamenco como flamenco contemporáneo, e incorporando elementos como el abanico, el bastón y el mantón.

A los diecisiete años realiza su primera audición para formar parte del ballet de clásico español y flamenco dirigido por Queta Barceló  gran profesora y artista a la que,  en 1979 fue otorgada la  medalla de oro a la mejor bailarina de clásico español. Este espectáculo se llevaría a cabo en Salou y más tarde en Tenerife (2006 – 2009). Es entonces cuando comienza a formarse más profundamente en el clásico español  y las castañuelas. Lejos de su casa, durante este periodo de aprendizaje, dedicaba las mañanas a practicar y seguir aprendiendo y las noches a subirse a diferentes escenarios diariamente trabajando como bailarina y dando todo su amor por el baile en todos y cada uno. Su aprendizaje con Queta Barceló fue muy variado ya que también formo parte de un espectáculo de Cabaret que realizaban un día a la semana y en el que se incorporaban diferentes estilos. Es por ello que tuvo la oportunidad de aprender baile moderno, flamenco contemporáneo, bailes regionales, salsa ..y a profundizar en el toque de castañuelas.

En 2010 vuelve a Tenerife y comienza a trabajar como bailarina en el espectáculo de Eva María Rodríguez  donde sigue formándose.

Durante 2010 y 2012 trabaja con Eva en diferentes puntos del archipiélago al mismo tiempo que comienza a impartir clases de sevillanas  e iniciación al flamenco en una escuela, para mas tarde, seguir en el centro cultural de Guía de Isora en el que pasaba cuatro horas al día de lunes a jueves  también como coreógrafa de baile moderno, hasta entrada la noche, momento en el que subía a los escenarios.

En 2012 decide montar su propio espectáculo junto a Iván Sánchez, compañero madrileño  y gran artista con el que crea Elegance Flamenco, un espectáculo elegante y lleno de pasión por el  flamenco y el clásico español. Durante este tiempo trabaja también por su cuenta en diferentes restaurantes y tabernas con músicos en vivo.

En 2013 decide volver a su ciudad natal donde vuele a formar parte de la compañía de Queta  Barceló  la que fue su mentora y su gran inspiración, para trabajar en el Castillo Medieval de Tordera. Es entonces donde toma clases de bata de cola para incorporarlas al espectáculo y donde le dan la gran oportunidad de subirse todos los días al escenario a disfrutar de un número que se interpretaba  con un caballo, y en el que eran ellos  fundidos en una historia de amor plasmada al baile.

A mediados de 2015 se convierte en mamá y sigue actuando para la gran Queta Barceló hasta prácticamente 2016 que es cuando decide trasladarse junto a su marido y su hijo a Cantabria una comunidad, según ella, perfecta  para hacer crecer la familia. Durante este año se dedica exclusivamente al cuidado de su pequeño y queda nuevamente embaraza de su segundo hijo nacido en junio de 2017. Es en 2019 cuando decide retomar su vida profesional, y comienza a impartir clases en la escuela Esencia y en el centro cívico de Gornazo, donde continuará disfrutando de la enseñanza e involucrándose día a día con sus alumnas durante este curso 2020-2021.

Nos quieres dejar un comentario?

Esta web utiliza Cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio, dale a aceptar y ven a bailar para hacer la digestión!    Ver Política de Cookies
Privacidad